Avisar de contenido inadecuado

La odisea de los países sin salida al mar.

{
}

Hay frustraciones familiares que se hacen eco entre quienes trabajan en el sector del comercio y el transporte en los países sin litoral de África: los altos costos de transporte, los largos plazos de entrega, las demoras de despacho en las fronteras y la corrupción.

Sin embargo, un proyecto del Banco Mundial de promoción del comercio y el transporte en África oriental por un monto de US$199 millones está mejorando las condiciones para el comercio mediante la reducción de los costos y los tiempos de transporte en una ruta clave que une el puerto marítimo internacional de Kenya en Mombasa con Uganda y otros países sin litoral en el interior de África.

El Proyecto de Promoción del Comercio y el Transporte en África oriental financiado por el Banco que entró en vigor en 2006 aborda las demoras, la ineficacia y otros problemas que afligen a este corredor. Es fundamental reducir las demoras de la ruta, dado que los vínculos comerciales son importantes para estos países sin litoral. No solo el comercio otorga beneficios directos, sino que el corredor brinda otras ventajas a los pobladores de África oriental, incluidos los pequeños agricultores que pueden ahorrar dinero usando rutas de tránsito más rápidas y eficientes. 

Transporte vital para 95% de los bienes que se importan o exportan

El corredor es un vínculo comercial vital para los países sin litoral de la región debido a que el 95% de los bienes que se importan o se exportan en Uganda pasan por el puerto de Mombasa. El proyecto intenta mejorar el movimiento de las cargas en el corredor de transporte del norte, que se abre camino hacia el interior desde Mombasa y atravesando Nairobi hasta la frontera de Kenya en Malaba. Después de pasar por Malaba, el corredor se divide: un ramal se dirige finalmente a Kampala, Rwanda y la República Democrática del Congo y el otro ramal a Sudán meridional.

Por ejemplo, el té, que fue la principal exportación de Rwanda en 2001 y representó el 25% de los ingresos públicos, ofrece empleo a miles de pequeños agricultores y otros trabajadores. En Uganda, la fabricación de aceite de cocina y su exportación a la región emplea a miles de personas y aporta recaudación tributaria de las empresas para el Gobierno.

Ambas industrias dependen del corredor del norte: las empresas de Uganda deben importar materias primas para el aceite y las fábricas de té de Rwanda deben enviar sus productos a casi 1.700 kilómetros de distancia a los depósitos y las subastas de Mombasa. Los mayores costos de transporte en África reducen las ganancias de los agricultores y pueden resultar en mayores costos para los bienes de consumo básicos.

Mayores volúmenes de tránsito en menos tiempo

El Proyecto de Promoción del Comercio y el Transporte en África oriental está en ejecución junto con proyectos complementarios respaldados por el Banco y otros organismos como la Unión Europea, el Banco Africano de Desarrollo, el Organismo Japonés de Cooperación Internacional y el Departamento para el Desarrollo Internacional del Reino Unido. La mayor parte de la tarea se centra en la facilitación del transporte y las mejoras en la gestión de la frontera, los ferrocarriles, las carreteras y otras infraestructuras.

Los cambios generados por el proyecto permitieron que el corredor manejara mayores volúmenes de tránsito en menos tiempo. De 2006 a 2009, el volumen comercial en el puerto de Mombasa creció aproximadamente un 9% anual. La mayor parte de la carga circuló por el corredor y el comercio de Uganda creció en el mismo período un 24% anual en términos de importaciones y un 22,7% en las exportaciones.

El proyecto del Banco Mundial respaldó también una serie de medidas, incluida la seguridad portuaria y proporcionó fondos para los sistemas de intercambio de información entre los organismos del puerto de Mombasa, que redujeron los tiempos de procesamiento. Los esfuerzos en la frontera tomaron dos vías, ambas relacionadas con una mayor cooperación entre los organismos de Kenya y de Uganda.

Reducción de viajes de tres días a tres horas y 15 minutos

Una consiste en inspecciones conjuntas de la carga de manera que solo se haga una vez y la otra consiste en el intercambio de información electrónica, de modo que cuando la carga llega a Mombasa, se transmite a la frontera y se comparte con los organismos que están allí. También se está trabajando para desarrollar un puesto fronterizo de ventanilla única que facilite el despacho conjunto y por lo tanto, minimice el tiempo de tramitación. Anteriormente, la carga tardaba de tres a cinco días en despacharse en el paso fronterizo de Malaba porque los envíos eran procesados por separado por las aduanas de Kenya y de Uganda y otros organismos.

Con el proyecto “se simplificó la tarea y verá que un camión puede ser despachado en 15 minutos de ambos lados”, dijo Benjamin Okware, un despachante de aduana de la empresa Kenfreight Uganda Ltd.

En promedio, los tiempos de cruce en la frontera de Malaba se redujeron de más de 3 días a entre 3 y 5 horas. El tiempo de permanencia en el puerto de Mombasa bajó de 19 a 8 días y el tiempo de tránsito por la sección Mombasa-Nairobi-Kampala de la ruta descendió de 15 a 5 días. 

Por su parte, la corrupción ha sido común históricamente en las diversas básculas de puente –que se establecen para ayudar a preservar la infraestructura vial recientemente rehabilitada– especialmente entre Mombasa y Malaba. Las prácticas de corrupción y las demoras se sumaban a los altos costos del transporte que se combinaban con una infraestructura deficiente y precios elevados de los combustibles.

Más esfuerzos para mejorar el corredor

Aunque el proyecto ayudó a mejorar la situación, los expertos del Banco creen que se necesitan más esfuerzos porque existen todavía problemas en el corredor. Por ejemplo, el puesto de frontera aún aparece congestionado porque simplemente no hay capacidad suficiente para los vehículos, dijeron los expertos. La capacidad aumentará una vez que se complete la infraestructura planificada y estén instalados y en funcionamiento los sistemas integrados de gestión fronteriza.

De todos modos, la ruta ha sido beneficiosa y ahorra costos de tránsito, según manifiestan algunos empresarios como Robert Byaruhanga, jefe de logística de Kyagalanyi Coffee Ltd. en Uganda.
“Solía tomar tanto tiempo que se trabajaba en promedio con plazos de aproximadamente 40 a 50 días para disponer el envío de café de Kampala para su embarque. En cambio en la actualidad lo hacemos en un lapso de 18 a 23 días”, dijo.

{
}
{
}

Deja tu comentario La odisea de los países sin salida al mar.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre