Avisar de contenido inadecuado

Herbalife es un fraude piramidal que prontamente va a quebrar.

{
}

Un artículo del diario español El País explica que los fraudes piramidales consisten básicamente en ir formando una pirámide de inversores en la que los últimos en llegar son los que van pagando los beneficios prometidos a los primeros y entre todos convierten generalmente en millonarios a los organizadores de la cadena. Los beneficios se multiplican según la pirámide va avanzando.

Un esquema piramidal básico con inversores bastante cautos y con poca capacidad de convencer a nuevas víctimas.

“A” quiere ganar mucho dinero y decide poner en marcha una estafa piramidal con pequeños ahorradores, que son los que generalmente tienen menos idea sobre dónde invertir su dinero. Primero necesita una excusa para explicar por qué ofrece intereses superiores a los bancos; por ejemplo, compra-venta de obras de arte o comercialización de productos dietéticos como “Herbalife”, que siempre se revalorizan y es un mercado seguro,... es lo que les explica a los clientes.

Entre conocidos y familiares, “A” encuentra a sus dos primeros clientes: “B” y “C”, a los que les ofrece unos beneficios de, por ejemplo, el 10 por ciento mensual. “B” y “C” invierten mil dólares cada uno en enero para probar y en febrero reciben cada uno los 100 dólares prometidos y se lo cuentan a sus conocidos y amigos. En marzo, invierten en obras de arte “D”, “E”, “F” y “G”, que son conocidos de “B” y “C”, que vuelven a recibir ese mes los beneficios prometidos. En abril cobran todos y a estas alturas ya son seis los que publicitan la inversión que han hecho y que convencen a otros ocho inversores: desde “H” hasta “O”.

En mayo, “A” ha ingresado 14 mil dólares en su cuenta, de los que ha devuelto 1.600 y como no ha comprado nada, ha obtenido un beneficio de 12.400 dólares.

En realidad los beneficios son muy superiores. El estafador se suele gastar dinero en alquilar una o varias oficinas, que dan mayor sensación de solvencia y contrata a comerciales u ofrece altas comisiones a los que ya son clientes por cada captación de un nuevo inversor. En la mayoría de las estafas piramidales las víctimas están relacionadas y se pueden establecer entre ellas a grupos de familiares, amigos o profesionales (porque a veces dicen que se trata de una inversión exclusiva para un determinado colectivo profesional). En muchas ocasiones los clientes reinvierten los supuestos intereses obtenidos y hay casos en los que han llegado a hipotecar su casa o pedir un crédito para poder invertir más dinero. A veces los estafadores ponen en marcha una pirámide en una entidad que llevaba años operando legalmente en el mercado.

Según la fiscalía de Nueva York, hay tres tipos de personas que invierten en este tipo de cadenas: Los ambiciosos que son conscientes de que se trata de un fraude, pero pretenden ganar dinero y retirarse antes de que se derrumbe la pirámide; los incautos que creen que entran en un grupo inversores privilegiados, porque muchas veces los estafadores se centran en un colectivo específico (profesional, religioso, deportivo...) y los que están convencidos de la legalidad de la inversión.

MODO DE CONVENCER DE LAS EMPRESAS

Según www.sectas.org.ar, se estima que en la actualidad hay por lo menos cinco empresas operando con este sistema de ventas en Argentina, pero podrían ser muchas más. Las mas conocidas son “Amway Argentina” que comercializa desde productos de limpieza hasta juegos de ollas; “Apriline” que distribuye una línea de aloe vera; “Conocer” que también trabaja una línea de limpieza; “Forever” que hace lo propio con productos varios para la belleza, e incluso han agregado batidos dietéticos e infusiones; y por último la conocida “Herbalife”, que posee un catalogo de suplementos dietarios.

Los planes de marketing y las similitudes se extienden a la estructura de las reuniones, la realización de los eventos y al control psicológico que se opera sobre los vendedores. En las primeras reuniones a las que uno asiste, se recalca la idea de que la actividad es el complemento ideal del trabajo que se esté desarrollando en ese momento, y que se puede hacer en el tiempo libre. Pero según pasan los meses, siempre en pos del ideal de la empresa, la tarea empieza a absorber cada vez más tiempo.

Un organigrama común podría ser más o menos el siguiente: Los lunes se hacen presentaciones de negocios a posibles distribuidores; los martes la tarea consiste en convencer a esas personas para cerrar el contrato; los miércoles se hacen entrenamientos abiertos, tales como ‘el día del cambio en su vida’, donde se ponderan todos los beneficios de la actividad; los jueves se vuelve a invitar gente; los viernes hay más presentaciones; los sábados hay nuevos entrenamientos, y los domingos se organiza el “día de la familia”, para que la persona lleve a sus parientes, se mantenga alejado de quienes puedan convencerlo de abandonar, y de paso logre incluir a la familia al negocio.

{
}
{
}

Deja tu comentario Herbalife es un fraude piramidal que prontamente va a quebrar.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre