Avisar de contenido inadecuado

Cristiand Barnard, primero en realizar un transplante del corazon.

{
}

 CRISTIAAN  NEETHLING  BARNARD (1922-2001).

 

Christiaan Neethling Barnard nació el 8 de noviembre de 1922 en la población de Beaufort West, Sudáfrica, hijo de un misionero de la iglesia Reformada de Holanda. El padre tenía escasos ingresos pero, dada su posición social como miembro de la iglesia y los privilegios que le otorgaba su cargo, pudo dar una buena educación a su prole: cuatro hijos, uno de los cuales murió a los cinco años de una enfermedad cardíaca, lo que quizás impulsó a Christian a dedicar su atención a este campo.

El futuro doctor Barnard asistió a renombradas escuelas privadas de su localidad natal y después cursó medicina en la Universidad de El Cabo, donde se graduó en 1953. Empezó su carrera como médico cirujano general en el hospital Groote Schuur, de Ciudad del Cabo, donde su hermano mayor Marius era jefe del equipo de trasplantes.

En 1955 obtuvo una beca para ingresar en la Universidad estadounidense de Minnesota, donde en 1958 obtuvo el título de doctor especialista en cardiología. Allí fue alumno aventajado del prestigioso doctor Owen H. Wangesteen, que le introdujo en la ciencia cardiovascular, mientras que el doctor Shumway le familiarizó con la técnica de trasplantes de corazón en animales, por lo que, a su regreso de Estados Unidos, empezó a practicar durante varios años con perros. En 1962 fue nombrado jefe de cirugía torácica del hospital Groote Schuur, donde ya había ejercido antes de doctorarse.

A fines de los años 50 decidió cambiar de especialidad y viajó a Estados Unidos para estudiar las últimas técnicas en cirugía cardiológica. En 1967 era un especialista respetado en el Hospital Groote Schuur, de regreso en Ciudad del Cabo, y ya había realizado varios experimentos en animales.

 

Ese año dijo: "Para mí, el corazón ha sido siempre un órgano sin ningún misticismo., simplemente un sistema de bombeo primitivo.

Una noticia esperanzadora

 El 3 de diciembre de 1967, una noticia que recogieron todos los teletipos asombró al mundo: un médico sudafricano había realizado el primer trasplante de corazón a un ser humano.  El receptor fue Louis Washkansky, comerciante, hombre corpulento y optimista de cincuenta y seis años, desahuciado por un irreversible problema cardíaco, al que se unía una diabetes aguda. el cirujano Christian Barnard, asistido por un equipo de veinte profesionales, salvó la vida de Louis Washkansky, de 55 años, al sustituir su corazón enfermo por el de una mujer muerta en un accidente de tránsito. Denise Darvall, de 25 años, había sufrido graves heridas en la cabeza y en el cuerno a causa del impacto, pero su corazón quedó ileso y latía impulsado por el sistema nervioso.

Las circunstancias dieron a Barnard la oportunidad de practicar cirugía experimental y a Washkansky, que moría por una enfermedad cardíaca, la oportunidad de sobrevivir.

 La operación, el primer trasplante de corazón humano que tuvo éxito, despertó un enorme interés internacional.

Proceso de la operación

En primer lugar, Barnard y su equipo abrieron el pecho de Washkansky y partieron su esternón. Luego, apartaron las costillas y abrieron el pericardio (revestimiento cardíaco) y el corazón quedó al descubierto. A través de una máquina, la sangre de Washkansky circulaba en torno al corazón enfermo. Al retirar el órgano, los médicos dejaron en su sitio la parte superior. Luego, cortaron el 95 por ciento del corazón sano de Darvall y lo cosieron a la «cobertura» del corazón de Washkansky. Para estimular un latido, Barnard aplicó dos electrodos al corazón y le dio una descarga eléctrica.

En el pecho de Washkansky, un corazón nuevo empezó a bombear sangre.

El trasplante en sí resultó un éxito,  Médico y paciente salieron catapultados hacia la fama, aunque dieciocho días después, la madrugada del 21 de diciembre, el paciente murió de una neumonía.

 A pesar de ello, tras este hito en la historia de la medicina, empezaron a lloverle a Barnard los honores y las distinciones de todo tipo, c Sin embargo, Barnard impulsó un importantísimo avance médico que le dio reconocimiento en todo el mundo.

Nunca tuvo la imagen arquetípica de un eminente cirujano. Joven y apuesto, pasaba igual cantidad de tiempo en clubes nocturnos que en quirófanos.

 Barnard estudió sin cesar toda su vida. Luego de protagonizar un hito de la medicina, Barnard siguió trabajando con la pasión profesional que provocaba admiración en el público y prevenciones entre sus colegas.

Fue el pionero de varias técnicas cardiológicas. Entre ellas se cuentan los dobles trasplantes -sumar un corazón sano al del paciente para crear un "doble bombeo" el diseño de válvulas artificiales y la utilización de

   Corazones de monos para mantener vivas a personas en esas condiciones convirtiéndose en el personaje más popular del momento.

El 2 de enero de 1968 realizó el segundo trasplante.

En 1974 realizó por primera vez en el mundo un doble trasplante de corazón, que consistió en añadir un corazón más sano a otro enfermo para ayudarle a cumplir las funciones del que ya tenía. Pero sus experimentos en el quirófano terminarían, tarde o temprano, en fracaso.

En 1975, cuando empezaba a declinar su fama, visitó España para presentar su libro Tensión.

 

En 1983, después de trabajar en un hospital de Estados Unidos, abandonó definitivamente el ejercicio de la cirugía, pero a pesar de los achaques, el desprestigio entre sus colegas y la pérdida de popularidad, intentó abrirse nuevos caminos.

A partir de 1987 se dedicó a la investigación médica y dirigió cuatro equipos en el Instituto Max Planck y en la Universidad de Heidelberg, ambos en Alemania, un tercero en la Universidad  de Oklahoma, en Estados Unidos, y, por último, otro en Suiza.

En 1993 publicó su autobiografía, La segunda vida, donde además de hablar de su trayectoria profesional exponía con detalle sus idilios con mujeres famosas. En sus viajes y conferencias insistía en lo que fue la obsesión de sus últimos días: inculcar a la sociedad la necesidad de la donación de órganos.

En marzo de 2001 aún dio muestras de protagonismo al publicar Cincuenta fórmulas para   un corazón sano.

El  2 de septiembre de 2001, falleció en Chipre a los setenta y ocho años de edad, víctima de un ataque de asma, no de un ataque cardíaco como publicó la prensa a las pocas horas del fallecimiento.

Hamilton Naki

 Empezó de jardinero en la Universidad de Ciudad del Cabo. Luego limpió las jaulas del Departamento Médico y, más adelante, trabajó como anestesista de animales. Lo más importante es que su destreza hizo posible el primer trasplante de corazón humano.

La muerte de Hamilton Naki, condenado durante casi cuatro décadas al anonimato por su condición de negro, nos recuerda uno de los episodios más vergonzosos de la medicina moderna.

En la Sudáfrica racista del apartheid, donde se establecían diferencias en el sistema jurídico en función del color de la piel, fue Christian Barnard -sudafricano blanco- quien en 1967 recibió todos los honores por llevar a cabo el primer trasplante de un corazón humano. Pero fue también Naki, el humilde autostopista, quien aquella noche hizo posible lo que durante siglos había supuesto un reto imposible para la medicina.

UN HÉROE OLVIDADO, QUIEN FUE EL DR. NAKI?.

Hamilton Naki, un sudafricano negro de 78 años, murió a finales de mayo.  El cine lo bautizo como "El cirujano clandestino 

Naki era un gran cirujano. Fue él quien retiró del cuerpo de la dadora el corazón para ser transplantado en el pecho de Louis Washkanky en 1967, en la ciudad del Cabo, en África del Sur, en la primera operación de transplante cardíaco humano con buen resultado.

Es un trabajo delicadísimo. El corazón donado tiene que ser retirado y preservado con el máximo cuidado.

Naki era tal vez el segundo hombre más importante del equipo que hizo el primer transplante cardíaco de la historia.
Pero no podía aparecer porque era negro en el país del apartheid.

El cirujano-jefe del grupo, el blanco Christian Barnad, se transformó en una celebridad instantánea. Pero Hamilton Naki no podía salir en las fotografías del equipo.

Cuando apareció en una, por descuido, el hospital informó que era un empleado del servicio de limpieza.
Naki usaba chaleco y máscara, pero jamás estudió medicina o cirugía.

 Cambió e hizo toda la clínica quirúrgica de la escuela, donde los médicos blancos practicaban las técnicas de transplantes en perros y cerdos Comenzó limpiando los chiqueros.

Aprendió cirugía presenciando experiencias con animales.
Se transformó en un cirujano excepcional, a tal punto que Barnard lo requirió para su equipo.

Era un quiebre para las leyes sudafricanas. Naki, negro, no podía operar pacientes ni tocar sangre de blancos. Pero el hospital hizo una excepción para él. Se transformó en un cirujano. pero clandestino Era el mejor.

Daba clases a los estudiantes blancos, pero ganaba salario de técnico de laboratorio, el máximo que el hospital podía pagar a un negro Hamilton Naki enseñó cirugía 40 años y se retiró con una pensión de jardinero, de 275 dólares por mes.

Pero eso no le importó. El siguió estudiando y dando lo mejor de sí, pese a su discriminación

Después que el apartheid acabó, ganó una condecoración y un diploma de médico honoris causa.

Nunca reclamó por las injusticias que sufrió en su vida entera.

Pese a su clandestinidad y discriminación Jamás dejó de dar lo mejor de sí... Su pasión por ayudar a vivir.

{
}
{
}

Comentarios Cristiand Barnard, primero en realizar un transplante del corazon.

[...].com/anotaciones/comentarios/jorgeamarante.obolog.com/cristiand-barnard-realizar-transplante-corazon-231125">Ver comentarios Ir a anotación original Archivado en: Becas Estudiantes[...]
tarrrrrrrrrrooooooooooodfwsxccvbn n
sooooooooooot bs
yo quiero sabe qye tecnicas uso
esooooooooooooooooooooooooooooooooooooo quieroooooooooooooo saberloooooooooooooooooooooo maldita sea
hola quiero contarte que mi gran amigo esta enfermo del corazon se llama Max es noble , inteligente pero mas que todo fiel  y deseo ayudarlo devolviendole todo lo que me ha dado; el en realidad es mi perro mi gran amigo. Busco un veterinario o medico que lo quiera operar para salvarlo si sabes de algo por favor  ayudeme. Gracias muchas gracias PD mi email es josemax27@hotmail.com.
jose jose 07/08/2010 a las 11:09
pero no dice nada sobre las tecnicas que uso y yo quiero saber esooooooooooo
mary mary 19/04/2011 a las 02:14
hola grecia
Anónimo Anónimo 01/06/2011 a las 17:34
porfabor nesesito eso porque mi mis me pone falta
jossety jossety 18/04/2012 a las 05:38
la verdad gracias por la informacion no save como me ayudo a resolver la tarea de mi niña ,gracias ala ciencia  y a la tecnologia ahora podemos estar mas informados sobre todos los temas , mil gracias
jane pinchi zambrano jane pinchi zambrano 07/09/2012 a las 22:33

Deja tu comentario Cristiand Barnard, primero en realizar un transplante del corazon.

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre